Desengrasante Biodegradable y sin Solventes Tóxicos

Desengrasante Biodegradable y sin Solventes Tóxicos

Desengrasante con terpenos cítricos, biodegradable y sin solventes tóxicos, totalmente sostenible y algunos formulados con reconocimiento ecológico, generalmente no tóxico, de qué estamos hablando?

Estamos hablando de los terpenos, los cuales en la actualidad y en la búsqueda de opciones más amigables con el medio ambiente y con los usuarios que los consumen, están teniendo un gran auge y desarrollo, especialmente en la industria de la limpieza y desinfección para sustituir y ser alternativa, por ejemplo, a un desengrasante tóxico o a los desengrasantes derivados del petróleo. En esta búsqueda es donde surgen los terpenos cítricos, ya que por su origen natural (al extraerse de las cáscaras de naranja, limón, pepino, entre otros) y por sus propiedades desinfectantes, bio-dispersantes y humectantes, son utilizados en una amplia gama de productos de limpieza y desinfección, como el desengrasante, mucho más ecológico y sostenible que los desengrasantes formulados en la mayoría de la industria química actual.

Los terpenos son el principal constituyente de los aceites esenciales de algunas plantas y flores, entre ellas la marihuana, que se producen de manera primaria en una gran variedad de plantas formando una amplísima y muy diversa familia de sustancias naturales.  Son disolventes orgánicos de origen natural que provienen de fuentes tan naturales como la corteza del pino o la corteza del limón o la naranja, de ahí la razón de su sostenibilidad, teniendo con frecuencia unos fuertes olores característicos. Los terpenos específicos utilizados en aplicaciones de limpieza son el a-pineno, el d-limoneno y la turpentina, que es una mezcla de terpenos.

Los terpenos se originan por polimerización enzimática en dos o más unidades de isopreno, ensambladas y modificadas de muchas maneras diferentes, pero siempre manteniendo un proceso natural. Existen multitud de terpenos diferentes de procedencia, cada uno con su propio aroma y efecto y se separan de la planta por destilación al vapor, fraccionamiento, fuerza centrífuga y otros métodos de extracción. Posteriormente son purificados con técnicas de separación para ofrecer la mayor calidad posible.

La química sostenible, también denominada química verde, sinónimo de salud y sostenibilidad ambiental ha ido buscando y evolucionando nuevas formas de sintetizar sustancias químicas para lograr una química más amigable con la salud y el entorno, encontrando alternativas a las propuestas por la química tradicional, que en tantas ocasiones representa un peligro para la salud y también para el medio ambiente y, ante la creciente necesidad y demanda de productos biodegradables y totalmente amigables con el medio ambiente y las personas que los habitamos, pero sin perder efectividad ni a mayores costes, han sido desarrollados diversos productos, entre ellos un desengrasante cuyo principal ingrediente activo es la cáscara de naranja, denominado D-limoneno, una sustancia natural que se extrae de los cítricos (es la sustancia que da olor característico a las naranjas y a los limones), siendo un potente desengrasante natural, amigable con el medio ambiente, substituto inmejorable de sustancias tóxicas y más. 

En los últimos años y debido a su gran efectividad, ha adquirido una singular importancia debido a su demanda como disolvente biodegradable, teniendo aparte de disolvente industrial otras aplicaciones como componente aromático y es ampliamente usado para sintetizar nuevos compuestos.

Dentro de algunos de los usos y aplicaciones que puede tener el D-limoneno se encuentran:

  • Limpieza en general
  • Control de malos olores
  • Limpieza de drenajes y alcantarillado
  • Control y eliminación de grasas
  • Lavado de piezas mecánicas.
  • Disolvente de resinas, pigmentos y tintas
  • Lavado de unidades recolectoras de basura
  • Lavado de máquinas automotrices, ferrocarriles, avionetas, etc.
  • Componente aromático y saborizante en comidas
  • Componente aromático en fragancias, cosméticos y perfumes
  • Repelente para insectos

El limoneno, siendo como hemos visto hasta ahora un componente del aceite esencial extraído de la cáscara de naranja, no es un producto de un elevado valor comercial, sin embargo, su aceite tiene una gran agregado puesto que pueden ser utilizados en la industria de aromas, sabores y esencias y como productos intermediarios de diferentes síntesis, como la fabricación de detergentes y jabones.

El limoneno se presenta en tres formas: dextrógira, levógira y racémica. El limoneno levógiro (-) se extrae de la cáscara de la naranja y le confiere su olor característico. El limoneno dextrógiro (+) abunda en la naturaleza, es un líquido aceitoso que puede extraerse fácilmente de la cáscara del limón y es responsable de su olor.

El limoneno es también un terpeno comúnmente asociado a la marihuana, pues muchas de las variedades de cannabis existentes contienen limoneno, en algunos casos en gran cantidad, al igual que plantas como la menta, el romero o el enebro, no es un terpeno que provenga única y exclusivamente de los cítricos.

Se cree que las plantas sintetizan limoneno como insecticida natural debido a su intenso olor, que repele a posibles parásitos o depredadores. No en vano, se estima que el limoneno es el segundo terpeno más encontrado en la naturaleza, (siendo el pineno el número uno) lo que sugiere que se trata de un compuesto con enorme potencial.

A parte de sus potenciales aplicaciones en el terreno de la química sostenible, su uso en la industria es cada vez más común como sustituto de otras sustancias tóxicas, el limoneno posee también una serie de propiedades medicinales con enorme potencial terapéutico, como por ejemplo:

  • Efecto anti cancerígeno (este compuesto aumenta el nivel de enzimas hepáticas implicadas en la detoxificación de carcinógenos, promoviendo el sistema GST o glutationa S-transferasa. Además, metaboliza sustancias cancerígenas en compuestos menos tóxicos).
  • Reducción de tumores en mamíferos (propiedades antiinflamatorias).
  • Activación del efecto séquito con cannabinoides como THC-A, CBD-A, CBC-A, CBC, CBG o terpenos como linalool o cariofileno al aumentar la permeabilidad celular en piel, mucosas y tracto digestivo.
  • Efecto ansiolítico/antidepresivo (ampliamente utilizado en aroma terapia para combatir el stress y elevar el estado de ánimo).
  • Propiedades antisépticas.
  • Acción antibacteriana y anti fúngica.
  • Regeneración de tejidos (piel dañada, acné, pie de atleta).
  • Tratamiento de úlceras y reflujo gástrico.
  • Disolución de cálculos biliares/renales.

La toxicidad del limoneno es muy baja y resulta extraño encontrar alguna reacción adversa tras su uso, aunque pueden darse casos (exposición industrial prolongada) de reacciones irritantes tanto en la piel como en el sistema respiratorio. Aún así, se considera un compuesto seguro para el uso en humanos. No obstante, antes de usar cualquier producto de limpieza que contenga limoneno, debemos de leer las instrucciones de seguridad recomendadas por el fabricante.

Un desengrasante basado en D-limoneno tiene las capacidades desengrasantes más destacadas, una mayor responsabilidad medio ambiental y es mucho más sostenible al provenir de fuentes totalmente naturales, un aroma agradable, no corrosivo y seguro para la mayoría de las superficies. Si está profesionalmente formulado, un desengrasante más eficaz que los destilados de petróleo, pero no contiene los riesgos asociados con el butilo o los álcalis fuertes. Es fácilmente biodegradable, no tóxico y considerablemente menos dañino para los humanos que los solventes y desengrasantes tradicionales, generalmente dejando en el ambiente un aroma fresco, limpio y natural de las naranjas, que no solo es agradable, sino que elimina la necesidad de agregar perfumes costosos.

About the author

logicadmin1 administrator

Deja un comentario