Desengrasantes Profesionales altamente Económicos

El desengrasante es un producto químico, generalmente de pH alcalino compuesto de una combinación de surfactantes, secuestrantes y constructores alcalinos que se utiliza para limpiar y eliminar aceites y grasas de las superficies partiendo de una reacción química al contacto con la suciedad. En nuestra sociedad, el uso del desengrasante es infinito en todos y cada uno de los sectores de la sociedad en donde es requerido el uso de productos de limpieza para eliminar la suciedad, productos que son comercializados para dos usos en término genérico, el uso industrial y el uso doméstico.

El desengrasante formulado para uso doméstico no es un desengrasante para ser usado en los hogares, no debemos confundir los términos, es un desengrasante formulado para un uso público y general para ser usado en multitud de circunstancias y establecimientos tales como comercios, centros educativos, restaurantes, en lugares de trabajo o incluso en nuestros mismos hogares. En estos casos, el desengrasante es un desengrasante moderado ya que, generalmente, las superficies a desengrasar no presentan unos niveles de resistencia dura ya que los residuos grasos a eliminar generalmente son acumulaciones de grasa o producto aceitoso.

Por el contrario, cuando la necesidad de limpieza sea de una suciedad persistente y muy resistente, difícil de eliminar y en concentraciones mucho mayores, se necesita garantizar la eliminación total de la misma, momento en el cual debemos de usar un desengrasante industrial, formulado para actuar más agresiva y duramente para obtener los resultados esperados. En ambos casos, tanto en un desengrasante de uso doméstico como usado un desengrasante industrial, aunque los objetivos sean diferentes, el resultado final siempre debe de ser el esperado, garantizar una perfecta limpieza e higiene.

Desengrasante Biodegradable de Uso Doméstico base agua

Desengrasante de Uso Doméstico base agua

El desengrase es la acción consistente en la eliminación de grasa y demás residuos aceitosos de una superficie. Es ampliamente utilizado en procesos industriales para eliminar los aceites sobre todo tipo de superficies así como para el tratamiento sobre suelos a base de aceite que han sido estampados, mecanizados, soldados, fundidos a presión, etc. El desengrase es usado para la limpieza de casi todos los ensamblajes electrónicos, componentes eléctricos y casi todos los metales de cualquier tamaño o forma que sea susceptible de ser limpiado , siendo parte esencial del proceso de producción, particularmente en industrias que fabrican o ensamblan piezas de metal, como aviones, electrodomésticos, automóviles, electrónica y ferrocarriles. Al desengrase también se le conoce como eliminación de grasa.

Un desengrasante puede ser a base de solvente o a base de agua, siendo los formulados a base de solvente, por regla general, tóxicos e inflamables, pudiendo provocar en pequeñas cantidades sobre la superficie terrestre o en el agua graves problemas de contaminación. Muchos desengrasantes a base de solventes se evaporan fácilmente y contribuyen al smog o al ozono a nivel del suelo, cosa que, en su mayoría, no ocurre así con los limpiadores desengrasantes a base de agua, muchos más seguros para el usuario y el medio ambiente. Son menos tóxicos que los desengrasantes a base de solvente y en pequeñas cantidades son altamente biodegradables si el fabricante de los mismos es consciente y su proceso de fabricación y formulación está basado en un química sostenible, obteniendo, en la mayoría de los casos, desengrasantes con altísimos niveles de biodegrabilidad, lo que les convierte en altamente respetuosos con el usuario y el medio ambiente, siempre y cuando se sigan las advertencias de seguridad proporcionadas por el fabricante.

Hoy en día, el desengrasante en base agua, si está profesionalmente formulado, penetra y levanta la grasa y suciedad con un mínimo esfuerzo a costes realmente bajos debido a sus altísimos concentrados, o sea, mínimo uso de producto concentrado por litro de agua, no inflamable y biodegradable, mezcla completa de detergentes e inhibidores, los cuales son capaces de rápidamente romper los enlaces superficiales de las grasas y los aceites haciendo que estos emulsionen con suma rapidez para ser retirados y enjuagados. Incluso el desengrasante de uso industrial, correctamente formulado, combina la fuerza para la eliminación de las grasas más resistentes con el respecto y seguridad del medio ambiente, siendo posible usarlo en todo tipo de superficie lavable. El desengrasante en base agua también ofrecen una relación calidad-precio fantástica. Debido a su composición, se transportan como concentrados y se pueden diluir eficazmente hasta en 1: 500.

No obstante, el desengrasante base agua todavía tiene hoy ciertas limitaciones, no es el desengrasante adecuado para aplicaciones eléctricas y electrónicas donde hay alta rigidez dieléctrica (punto en el que un líquido conduce la corriente eléctrica) y todavía hoy se usa el desengrasante solvente ya que la rápida evaporación de los desengrasantes solventes permite que el equipo eléctrico vuelva a funcionar más rápido.

El desengrasante en base solvente disuelve incluso las grasas más pesadas y la suciedad más incrustada de las superficies sobre las que es aplicado. Normalmente está formulado con derivados del petróleo, conocidos como nafta, éter de petróleo, bencina, etc., aunque también pueden estar compuestos por clorados, fluorados, (CFC), queroseno, productos no respetuosos con el usuario ni con el medio ambiente, salvo que estemos hablando de solventes naturales, terpenos como el d-limoneno, tal vez la mejor alternativa en el uso de desengrasantes actualmente.

Durante mucho tiempo, el desengrasante solvente ha sido la única y más popular alternativa existente en el mercado para eliminar y disolver la grasa en situaciones difíciles, sin embargo, la mayoría de los solventes contienen compuestos orgánicos volátiles (COV), que son extremadamente peligrosos y representan un peligro para la salud, por ejemplo, estos solventes producen humos que son dañinos si se inhalan y deben de usarse siempre siguiendo las indicaciones proporcionadas por el fabricante en su ficha de seguridad.

Desengrasante Industrial Base Agua

Está claro que hoy en día, la elección entre un desengrasante en base solvente y base agua es una cuestión de respeto hacia el medio ambiente y hacia las personas que vayan a hacer uso del mismo, no debe de haber una elección basada en costes ya que los altos concentrados con los que se fabrican el desengrasante base agua es, incluso, más económico que el uso de solvente derivado del petróleo y con muchas más ventajas.

Muchos fabricantes, incluido nuestro proveedor de los productos de limpieza que distribuimos, han desarrollado desengrasantes a base de agua para cumplir con los requisitos de emisiones en Europa, es pionero en la transformación de su producción enfocada a la Química Verde, está registrado en A.I.S.E.,  asociación líder en las iniciativas de sostenibilidad voluntaria con el objetivo de crear una gran fortaleza sostenible en la industria de productos de limpieza y mantenimiento en Europa y cumple con toda la normativa de sostenibilidad que puede ser encontrada en CLEANRIGHT, página en la cual se especifica toda la normativa vigente (aunque voluntaria) para que en el sector de la limpieza algo pueda ser considerado totalmente sostenible y respetuoso con el medio ambiente, más allá del simple vocablo Ecológico.

El uso de un buen desengrasante profesional, sea de uso industrial o un desengrasante doméstico, proporciona a las necesidades de limpieza más variadas una total seguridad en todas las superficies que sean lavables, proporcionando una higiene profesional y en profundidad para conseguir acabar con la grasa acumulada en su establecimiento.

Desde Logic Clean™ le ofrecemos desengrasantes altamente profesionales a precios muy económicos en su uso final capaces de eliminar todos los restos de grasa, aun tratándose de grasas que lleven muchos días incrustadas o de las suciedades más difíciles de destruir.