La Firma “Ecológica” en el correo electrónico

La Firma “Ecológica” en el correo electrónico

Antes de imprimir este correo electrónico, piense bien si es necesario hacerlo: El medio ambiente es cuestión de todos. ¿Es realmente sostenible este mensaje en el correo electrónico?

Cuantas veces no hemos visto en los correos que recibimos a diario grandes firmas, muy bien diseñadas por cierto, en las cuales podemos leer maravillosas frases que nos recuerdan eso tan de moda como “antes de imprimir este mensaje, asegúrese que es necesario…”, “proteger el medio ambiente está en sus manos…”, “contribuya con el medio ambiente ahorrando papel…”, “imprimir este mensaje mata árboles. Imprimir es un asesinato!…”, “tú contribución con el medio ambiente es no imprimir este e-mail…”, “16 resmas de papel igual a 1 árbol…”.

Hemos visto tanta “conciencia ecológica” en los correos electrónicos que recibimos que ya nos hemos acostumbrado a ello, incluso nos lo hemos creído y hemos pensado en cuál es la “frase ecológica” que mejor nos puede representar a la hora de mandar correos electrónicos. La verdad es que no es más que una mala estrategia de lo que debe ser una estrategia comercial sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Todo este popular movimiento a la hora de imprimir no ha hecho más que ayudar y generar malos hábitos a la hora de comportarnos de una manera sostenible y respetuosa con el medio ambiente, ha generado fobias y malos hábitos creando realmente enormes lagunas de desinformación.

Está muy claro que sostenibilidad significa proteger nuestros recursos naturales, este es el principal objetivo, pero para ello no debemos de crear “conceptos ecológicos” que están fuera de lo se considera sostenibilidad, concepto del cual podemos ampliar información en Wikipedia, dónde sostenibilidad se define “la existencia de condiciones económicas, ecológicas, sociales y políticas que determinen su funcionamiento de forma armónica a lo largo del tiempo y del espacio, satisfaciendo las necesidades de la actual generación sin sacrificar la capacidad de futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades. Es un término ligado a la acción del hombre en relación a su entorno, se refiere al equilibrio que existe en una especie basándose en su entorno y todos los factores o recursos que tiene para hacer posible el funcionamiento de todas sus partes, sin necesidad de dañar o sacrificar las capacidades de otro entorno.”. Hay un montón de razones para evitar la impresión de un documento, todos tenemos las nuestras, pero el enfoque de “salvar un árbol” no es uno de ellos.

El papel hoy en día es un producto sostenible

Hoy en día, el papel es uno de los productos más sostenibles en la tierra que proviene de la madera, siendo esta un recurso natural renovable, reciclable que proviene, en la mayoría de los casos, de bosques sostenibles creados para ello y respetando sus ciclos de crecimiento. Para producir papel, no se talan los bosques, esto es un concepto erróneo. La fibra virgen se obtiene de plantaciones forestales comerciales certificadas, destinadas exclusivamente a la producción de papel y cartón, la madera que proviene de reservas forestales, parques naturales o incluso del Amazonas, no sirven para producir papel porque entre otras razones no tienen la calidad de fibra necesaria. La mayoría de los árboles se utiliza para hacer madera, no para fabricar papel y la mayor parte del papel que consumimos proviene de residuos de aserradero. En realidad, menos del 30% de la producción de madera se utiliza para el papel.

Es evidente que toda actividad industrial humana tiene un impacto medio ambiental siendo la producción del papel y el producto impreso una de ellas, también la producción de madera en general lo es, pero no por ello ponemos en nuestra “firma ecológica” en nuestro correo electrónico frases como “no compre muebles, mata árboles…” o “no ponga puertas en su casa, piense en el medio ambiente…”. La industria papelera en España, lleva tiempo tomando medidas al respecto, mejorando la eficiencia de sus procesos y consiguiendo al fin que el papel sea uno de los recursos naturales más renovables que existen. En España y en toda Europa existe una gestión sostenible de los bosques ya que tenemos más bosques ahora que hace un siglo. La superficie cubierta por bosques ha aumentado más de un tercio desde 1900 hasta 2017 ya que al no durar el papel de forma ilimitada, ha requerido por parte de la industria papelera de la continua plantación de bosques, datos que fácilmente están a nuestra disposición en internet.

Debemos de tener en cuenta que el papel puede ser reciclado hasta unas 8 veces antes de que se rompan sus fibras, por lo que no hay motivos reales para no imprimir ya que estamos ante un ejemplo de sostenibilidad industrial siempre y cuando usemos realmente papel reciclado, aunque este en ocasiones sea más caro. Sí hay razones para usar el papel de forma racional, controlada, no sirve de nada imprimir de forma masiva si no se sabe que hacer luego con el papel impreso.

Hoy en día, son muchos los datos que avalan la posición en favor de que el papel es sostenible. El 97% de la producción total del sector papelero en España se realiza bajo Sistemas de Gestión Ambiental (ISO o EMAS) y de los 135 kilos de papel que un español consume al año como media, el 80% (108 kilos) se recoge para ser reciclado en las fábricas papeleras españolas.

Las grandes “frases ecológicas” usadas porque quedan muy bien en la firma de nuestros correos electrónicos no son la solución ni en ellas está claro lo que es la sostenibilidad, limitarnos exclusivamente a la comunicación digital no es la solución al problema. Debemos de tener en cuenta que la infraestructura digital con las que se ha dotado nuestra sociedad no es que sea tampoco respetuosa con el medio ambiente ya que el consumo de electricidad al hacer uso de internet, representa  más de un 4% del consumo total mundial de energía, por lo que uno se puede plantear que es realmente más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Un usuario de correo electrónico en una oficina emite al año 131 kilos de CO2 equivalente (incluyendo tanto el spam como los mensajes legítimos), cuando las emisiones asociadas al correo postal (en papel) recibido anualmente por cada hogar en Europa suponen 14 kilos de CO2.

Aunque nuestras preferencias sean las herramientas digitales, es importante no usar la estrategia de “frases ecológicas” sin conocimiento de causa ya que a partir de argumentos ambientalistas totalmente erróneos pretendemos demostrar que consumiendo menos papel, favoreceremos la preservación de los bosques y el ambiente, pero luego no hacemos uso de papel reciclado en nuestros hogares, oficinas porque a veces puede ser unos céntimos más caro. No tenemos el concepto de sostenibilidad totalmente claro ya que la producción de papel contribuye hoy en día al desarrollo de plantaciones forestales sostenibles.

Seríamos más respetuosos con el medio ambiente usando frases más “reales”, tales como:

  • Cuando imprima este correo, por favor recíclelo. El papel es renovable y reciclable.
  • Recicle el papel después de imprimir este correo, es un recurso renovable y reciclable.
  • Si necesita imprimir, recicla el papel. Es un recurso renovable.
  • El papel para imprimir este correo proviene de fuentes sostenibles y certificadas.
  • Los bosques permanecerán seguros después de imprimir este correo si usa papel reciclado.
  • Imprima con tranquilidad, el papel es un recurso renovable. ¡Recíclelo!
  • Ahorre y recicle el papel después de imprimir este correo.
  • Imprimir en papel es práctico y un medio de comunicación sostenible.

La sostenibilidad del planeta no depende de no usar sus recursos naturales, sino de hacerlo de manera consciente y totalmente respetuosa.

About the author

logicadmin1 administrator

Deja un comentario