La Microfibra, el Gran Invento para la Limpieza

La Microfibra, el Gran Invento para la Limpieza

La microfibra, el gran descubrimiento en los últimos 15 años en el mundo de la limpieza ha ido incrementando más y más su popularidad. La popularidad de los artículos de limpieza fabricados con microfibra tales como toallas, mopas, bayetas, plumeros ha crecido exponencialmente por una razón muy simple, la microfibra es extremadamente efectiva. Los productos de microfibra limpian con menos esfuerzo que los métodos tradicionales y, a menudo, sin la necesidad de productos químicos adicionales, incluso son más ergonómicos.

La microfibra es una fibra cuyos hilos son más finos que la unidad de medida 1 dtex, abreviatura de decitex (1 dtex significa que 10.000 metros de estos hilos extremadamente finos no pesan más de 1 gramo). Comparando cuan fina es la microfibra con la seda, la fibra natural más delgada, esta es el doble de fina que la seda, tres veces más fina que la fibra de algodón o cien veces más fina que el cabello humano. La microfibra es un producto textil fabricado a base de fibras “ultra-finas” que le confieren una serie de propiedades superiores al resto de tejidos.

La microfibra en realidad está hecha de diferentes materiales, poliéster, poliamida (nylon). La buena microfibra generalmente está compuesta de un 80% de poliéster y de un 20% de poliamida y otras telas en varias combinaciones. Actualmente en el mercado, hay variaciones que están compuestas con mezclas de otras fibras o alterando más o menos el uso del poliéster y la poliamida, lo que debería de considerarse más nylon que microfibra.

Componentes de la Microfibra. Azul Poliéster, Amarillo Poliamida.

Ambos componentes de fibra química hechos de polímeros sintéticos, el poliéster y la poliamida, no tiene capacidad de absorber agua por si solos, pero el empalme de ambos y posterior transformación en bayetas permite conseguir que el agua SI pueda ser absorbida. Se combinan creando pequeños ganchos que actúan como garras absorbiendo cualquier materia que se necesite limpiar, siendo esta forma especial la que provoca que la suciedad y los líquidos queden “atrapados” dentro de la fibra.. La poliamida se utiliza generalmente en el centro de la microfibra (20%) mientras que el poliéster la recubre. A mayor porcentaje de poliéster mayor será la calidad, la duración y la capacidad de absorción. Por este motivo las bayetas de microfibras tienen 2 características únicas, limpian en profundidad sin rayar y son capaces de absorber entre 7 y 8 veces su peso en agua. Por otra parte, los polímeros sintéticos son resistentes contra los microorganismos porque no tienen ninguna base para su germinación y las características de estos componentes hacen que la microfibra sea particularmente útil para la industria de la limpieza.

La microfibra debe dividirse durante su proceso de fabricación para producir espacios entre cada fibra formando una forma de asterisco, forma que hace realmente el trabajo, recoger y retener el polvo, la suciedad y absorber el líquido. Si la microfibra no se divide durante su proceso de fabricación, no es más que un trapo muy suave y no está diseñada para ser absorbente, simplemente suave. Una forma de determinar si la microfibra está dividida es pasar la palma de su mano sobre ella y si se nota cuando se agarra las imperfecciones de la piel, entonces la microfibra se divide. Otra forma es verter una pequeña cantidad de agua sobre una mesa y con la bayeta de microfibra intentar empujar el agua. Si se empuja el agua, no se divide en microfibra y no es más que un trapo, si el agua se absorbe en la bayeta, entonces es de microfibra ya que esta se divide.

Además de los espacios abiertos en las fibras creadas durante el proceso de división, la microfibra es una herramienta de limpieza que debe de ser completamente efectiva porque las fibras sintéticas de la que está constituida están cargadas positivamente. La suciedad y el polvo están cargados negativamente, por lo que literalmente se sienten atraídos por la microfibra como un imán. La microfibra retiene el polvo y la suciedad hasta que se libera en el proceso de lavado o cuando se enjuaga lo que hace que realmente saque la suciedad del establecimiento y no la mueva de un lugar a otro como con los trapos convencionales.

El Funcionamiento de la Microfibra

Aparte de las cualidades de la microfibra explicadas anteriormente, los artículos de limpieza de microfibra son esenciales dentro del concepto Limpieza Ecológica ya que en simples limpiezas de mantenimiento la microfibra limpia perfectamente sin productos químicos añadidos. Todos los bordes de cada fibra creada durante el proceso de división actúan como imanes sobre el polvo y la suciedad. Si un local, establecimiento o superficie están bien mantenidos, en la mayoría de ocasiones no necesitamos ni agua ni producto químico para la limpieza de mantenimiento…cosa que es imposible con trapos, ya sea de algodón o de los denominados “falsa microfibra”.

En comparación con otros materiales, la microfibra tiene, con el mismo peso, un volumen de absorción superior y una mayor producción de superficie de trabajo mucho mayor comparada con los tejidos habituales, lo que redunda en menos tiempos en los procedimientos de limpieza y con mejores resultados ya que gracias a su finura, la microfibra puede desplegar una actividad limpiadora incluso en los micro-poros de las superficies que no puede registrar el ojo humano, pudiendo disolver sin problemas la suciedad y, gracias a su estructura en escamas, similar al cabello, retenerla.

Sin embargo, es posible que se sorprenda al saber que nadie está exactamente seguro de cuándo y dónde se desarrolló por primera vez la microfibra. Algunos dicen que fue inventado por los japoneses a mediados de la década de 1970. Otros afirman que se introdujo por primera vez en Inglaterra alrededor de 1986. Un tercer argumento puede ser que Suecia comercializó la primera microfibra comercialmente viable alrededor de 1990. Lo más interesante de la historia, sin embargo, es que los científicos japoneses desarrollaron por primera vez la microfibra hace unos 40 años. buscando un nuevo tejido para la indumentaria deportiva femenina, especialmente para trajes de baño. Querían desarrollar una tela ligera que se adaptara de manera atractiva al cuerpo. Sin embargo, los trajes de baño de microfibra resultaron ser un fracaso espectacular ya que la tela absorbía agua y otras humedades, lo que la hacía muy pesada e incómoda cuando estaba mojada.

Los científicos europeos examinaron por segunda vez la microfibra unos 10 años después y rápidamente se dieron cuenta de que una tela tan altamente absorbente, aunque inadecuada para trajes de baño, podría ser ideal para la limpieza. El producto se refinó aún más y la comercialización de microfibra para la industria de limpieza profesional comenzó alrededor de 2001 y aunque que puede costar hasta un 30% más que las bayetas de limpieza tradicionales, ayudan a mejorar la productividad del trabajador y a menudo son un componente clave de los programas de limpieza higiénica y además, ecológica.

En resumen, indicamos algunas de las grandes cualidades de la microfibra:

  • Gran capacidad de absorción (el doble que el algodón).
  • Es extraordinariamente suave e indeformable ya que su tejido no se deforma.
  • Ligera y flexible.
  • Gran capacidad de limpieza incluso en superficies micro-porosas y no visibles al ojo humano.
  • Ofrece mayor capacidad de limpieza con menos esfuerzo.
  • Su electricidad estática atrae y retiene el polvo.
  • La capacidad de atracción de la microfibra es muy sólida, absorbe incluso bacterias y gérmenes.
  • Reduce el consumo de agua y productos químicos.
  • Alto poder aislante y atrae la suciedad, las manchas, la humedad y la retiene.
  • Tienen una capacidad de drenaje que permite la transpiración.
  • No deja pelusas ni hilos, lo que evita repasar.
  • Tiene una gran resistencia a los lavados frecuentes y se puede lavar a temperaturas de hasta 60º o 95º (según marcas), lo que la hace sumamente higiénica.
  • No necesita plancha.
  • No causa alergias.
  • Adaptadas a cada necesidad y especialmente sensibles al tacto de la piel.

La microfibra es muy eficaz en la captura de microbios si la comparamos con el algodón. Un trapo de algodón puede reducir las bacterias en un superficie en un 30%, mientras que la microfibra puede reducir las bacterias en un 99% sin el uso de productos químicos. A parte de ofrecer una limpieza mucho más higiénica, la microfibra ayuda a prevenir la contaminación cruzada al poder adquirirse en diferentes colores para que pueda implementarse un sistema de codificación por colores para usos específicos dentro de su establecimiento.

La efectividad de la microfibra disminuye si no se lava y se cuida adecuadamente. La tela de microfibra no debe lavarse junto con otras telas para evitar que la pelusa de otros materiales se adhieran a la microfibra. Además, la microfibra no debe lavarse con lejía, suavizante de telas o altas temperaturas si no lo indica el fabricante. Algunos expertos recomiendan usar únicamente detergentes líquidos para ropa, en lugar de polvos, ya que estos pueden dejar un residuo jabonoso en las fibras absorbentes, haciéndolos menos efectivos.

Para finalizar, ¿debería Usted de exigir el uso de microfibra para la limpieza de su establecimiento?. La respuesta es un fuerte y claro sí. Existe poca controversia cuando se trata de usar microfibra. Prácticamente todos los expertos en la industria de la limpieza profesional han respaldado el uso de microfibra en bayetas, toallas y mopas. Algunos pueden discrepar en los procedimientos a usar para mejorar la limpieza, pero todos están de acuerdo en que la microfibra es el mejor avance en el mundo de la limpieza.

About the author

logicadmin1 administrator

Deja un comentario