Que es el Síndrome del Edificio Enfermo

Que es el Síndrome del Edificio Enfermo

De todos es sabido que el estar largos periodos en ambientes fuertemente cargados y sin una respiración natural fluida y constante, da resultados tales como jaquecas, irritación de ojos, agotamiento, sensación de asfixia y similares. Todo esto es provocado por los largos periodos de tiempo que nos vemos obligados a pasar en ambientes artificiales como nuestras oficinas, restaurantes y muchos otros tipos de establecimientos, los cuales si no están en un perfecto estado de limpieza y mantenimiento se convierten en verdaderos enemigos de nuestra salud siendo los causantes de diferentes enfermedades…¿quién no ha oído hablar del Síndrome del Edificio Enfermo?

El término “Síndrome del Edificio Enfermo”, conocido en inglés por Sick Building Syndrome fue usado por primera vez en los setenta para describir la realidad de toda una serie de síntomas que afectaban a la mayoría de un colectivo de personas que habitaban en el mismo lugar. En los años ochenta, la OMS (Organización Mundial de la Salud) lo definió como un conjunto de enfermedades originadas o estimuladas por la contaminación del aire en estos espacios cerrados y tipificó entre los males contemporáneos el “Síndrome del Edificio Enfermo“ (SEE) y todas las repercusiones sobre las personas que conviven en este entorno, jaquecas, náuseas, mareos, resfriados persistentes, irritaciones de las vías respiratorias, piel y ojos, siendo uno de estos mayores malestares las alergias.

Evidentemente los factores que contribuyen al síndrome está totalmente relacionado con las construcciones modernas, el diseño de las mismas y el ambiente artificial construido en el cual mayoritariamente se realiza la ventilación y renovación del aire a través de aire acondicionado…una verdadera bomba si no se lleva a cabo una correcta limpieza periódica debido a la cantidad y variedad de materia que se puede acumular en el interior de sus conductos y filtros.

En muchas ocasiones, en multitud de interiores de edificios, los índices de contaminación interior pueden exceder de lo permitido o soportado por el ser humano debido a las malas condiciones internas de suciedad, polvo, humedad, gases tóxicos, hongos y aguas detenidas, o bien crear cuadros absolutamente nuevos de contaminación en el interior del edificio, por lo que es imprescindible tomar medidas preventivas a fin de evitar las consecuencias negativas que para la salud de las personas implica. Siempre es preferiblemente mediante la oportuna prevención de riesgos antes de que se presente el problema.

Y no estamos hablando sólo del edificio de oficinas viejo, todo tipo de edificación está sujeto a sufrir las consecuencias del síndrome tales como bares, restaurantes, hoteles, bingos, cocinas, aseos, clínicas, hospitales, colegios, etc., no hay excepciones.

¿Y cuáles son las causas del Síndrome del Edificio Enfermo? Pues todas en conjunto, unas de origen estructural (como una ventilación inadecuada, luz insuficiente), otras de origen químico (monóxido de carbono, pinturas, productos de limpieza inadecuados como el amoniaco o la lejía…etc.) y, por último, causas biológicas (bacterias, virus, etc.), relacionadas mayoritariamente con el sistema de aire acondicionado por constituir un hábitat adecuado para los microorganismos por razones de humedad, oscuridad y temperatura lo que favorece la proliferación de hongos, virus, bacterias y ácaros.

Hoy en día, los sistemas de aire acondicionado no presentan problemas si están bien diseñados, construidos con materiales adecuados, ajustados a la temperatura apropiada para cada época del año y para el tipo de trabajo que se realiza en el edificio y cuando reciben un correcto mantenimiento periódico. Los problemas con el aire acondicionado vienen siempre cuando las conducciones de aire están en cualquier lugar mal ubicadas (por ejemplo, en el interior de aparcamientos, frente a salidas de humos de calderas, etc.), el mantenimiento no es el apropiado y cuando el aire que fluye desde las entradas externas ya está totalmente contaminado.

La falta de programas de limpieza adecuados es otro factor importantísimo dentro de las causas del Síndrome del Edifico Enfermo. Aspectos a los que no se les da la importancia adecuada como la limpieza de techos o su restauración, así como la limpieza correcta de las luminarias es un motivo importantísimo para que se dé el síndrome. Ni que decir de las moquetas y tapicería, puntos que sirven de vivero a hongos o bacterias perjudiciales para la salud. Evidentemente en todos los establecimientos se dispone de limpieza, pero no siempre es la adecuada, mire algo tan sencillo como la frecuencia en la que en su establecimiento limpian las sillas, moquetas y textiles, pero no una simple limpieza, sino una limpieza profunda como cuando nos lavamos el pelo. La pregunta es sencilla…¿pueden limpiarse profundamente la moqueta que pisamos cada día con un simple aspirador?

Olores, ruidos, poca o mucha iluminación, sillas no ergonómicas, perfumes artificiales, productos de limpieza obsoletos, pinturas contaminantes aunque sean base agua y todo lo que no se encuentra dentro de los valores recomendado repercute en la salud y bienestar de los habitantes de cualquier edificio y las consecuencias de exceder los límites recomendados se ven los síntomas de las personas que habitan el edificio tales como altos niveles de empleados enfermos o ausentismo, baja productividad, baja satisfacción laboral y alta rotación de empleados.

¿Y cuáles son los Síntomas  reales del Síndrome del Edificio Enfermo?

Una de los síntomas más frecuentes causados por permanecer en un entorno no saludable tiene que ver con las vías respiratorias, pero no es el único, hay muchos más e incluso pueden darse diversos síntomas simultáneamente. Indicamos los más importantes:

Síntomas nasales: como irritación de la nariz, mucosidad abundante, sequedad nasal, congestión, trastorno del olfato o tos.

Molestias oculares: en este caso, los síntomas son la irritación, cansancio o agotamiento, escozor y enrojecimiento ocular.

Dolores de garganta: igualmente, en ocasiones origina irritación, sequedad, ronquera, inflamación o enrojecimiento de la garganta.

Alteraciones cutáneas: de nuevo, la irritación y los escozores en la piel pueden ser consecuencia del síndrome del edificio enfermo.

Otras manifestaciones son dolores de cabeza, náuseas, vértigos, fatiga mental o somnolencia, dificultades para concentrarse y alergias.

Compruebe Usted mismo si normalmente, al abandonar el edificio, al cabo de unos días estos síntomas desaparecen y aminoran, sabrá de dónde viene el problema.

Síndrome del Edificio Enfermo

¿Y cuál es la solución?

Si el problema es principalmente estructural, la solución no es sencilla ya que debe de consultar con expertos en estructura para hacer el estudio correspondiente, pero no siempre es estructural y a veces existen soluciones fáciles a tener en cuenta como pueda ser implantar programas de mantenimiento adecuados con el objetivo de mantener su instalación en un perfecto estado de mantenimiento y limpieza.

Debe de eliminar todas las fuentes de contaminantes de su establecimiento tales como el uso pinturas obsoletas y con componentes volátiles orgánicos, eliminar los productos de limpieza con productos nocivos para la salud humana como pueda ser el cloro, rescindir el uso de pesticidas y si tiene que almacenarlos hágalo en lugares ventilados, realice una limpieza a fondo de los conductos de ventilación, porque es ahí donde las bacterias campan a sus anchas, asegúrese de que las tomas de aire exterior estén bien protegidas, haga limpieza sus falsos techos y luminarias a fondo para después realizar programas de mantenimiento anual, implante un programa de limpieza profunda en todo los textiles del establecimiento (no sirve de nada pasar el aspirador a diario si no hay programa de limpieza adecuado), ventile al máximo el local abriendo puertas y ventanas, mantener una temperatura confortable, de entre 22 y 24 grados, la humedad ha de intentar mantenerse entre el 40 y el 60%, cambie el posicionamiento de las fuentes de frío y calor, así como los sistemas de renovación de aire de manera indirecta para que nunca estén sobre las cabezas o sobre los cuerpos de las personas que conviven en las estancias.

Y lo más importante después de todas estas medidas preventivas: realice un Tratamiento de Ozono en su establecimiento, proceda a esterilizar y desodorizar todo el local, notará la diferencia.

Son prácticas o cambios de hábitos no costosos que pueden dar fácil solución a su problema.

About the author

logicadmin1 administrator

Deja un comentario